Señor Loop – El Mono Y La Culebra

Andando por la selva
se encontró con la culebra
y le dijo, “mono, ¿pa’ onde vas?
quédate quieto, no te muevas.”

“culebra déjame pasar,
que mi mona está esperando.
no me tienes que matar.
aquí resolvemos algo.”

esta es la historia del mono y la culebra
desafiando las leyes de la selva
todos los sentidos siempre alerta
que aquí no hay ni un tarzán que venga y te resuelva
entonces la culebra le dio la media vuelta
y dijo un perezoso, “¡a ese nadie lo suelta!”
ya casi sin aire, el mono suplicó:

“hoy por mí, mañana por ti
resuélveme, resuélveme, suéltame.”

“tú sabes que en esta selva
no hay lugar seguro,
y puede ser que en el futuro
sea yo quien te saque de un apuro.”

la culebra se creyó
la labia que el mono le soltó
y suave se desenrolló
el mono dijo, “gracias y adiós.
¡voy por fuera!”

“hoy por mí, mañana por ti
resuélveme, resuélveme, suéltame.”

un día la culebra
cruzando el río
andaba despistá y no vio al cocodrilo
por más que sus colmillos tuvieran buco filo
eso eran siete metros, mil doscientos kilos
aquí estamos en el Chagres, esto no es el Nilo
en esta vuelta manda el cocodrilo
y de la nada, traquearon las ramas
bajó el mono en una liana y dijo:

“¡cocodrilo aguanta,
yo conozco a esa culebra!
es bien rambulera
ella se come lo que sea.
y si te la tragas,
se te hincha la garganta.
¡cocodrilo, no lo hagas, no!”

el cocodrilo se creyó
la labia que el mono le soltó
perdonó a la culebra
se dio la vuelta y se perdió
¡fue por fuera!

esta fue la historia
del mono y la culebra



Comments

comments