Ruben Blades – Decisiones

La ex-señorita no ha decidido qué hacer
En su clase de Geografía,
la maestra habla de Turquía
mientras que la susodicha
sólo piensa en su desdicha y en su dilema
¡Ay, qué problema!
En casa, el novio ensaya qué va a decir
Seguro que va a morir
cuando los padres se enteren
Y aunque él, otra solución prefiere
no llega a esa decisión
Porque esperar es mejor, a ver si la regla viene

Decisiones (Ave María),
cada día (Si señor)
Alguien pierde, alguien gana ¡Ave María!
Decisiones, todo cuesta.
Salgan y hagan sus apuestas,
¡Ciudadanía!

El señor de la casa de alquiler,
a pesar de que ya tiene mujer,
ha decidido tener una aventura
(A lo casanova);
Y le ha propuesto a una vecina que es casada,
de la manera más vulgar y descarada que,
cuando su marido,
al trabajo se haya ido lo llame
para él ser su enamorado
La señora, que no es boba
se lo cuenta a su marido y el bravo decide
cómo no, invitar al atrevido y ella lo cita,
cual lo acordado.
Y el vecino sale todo perfumado
con ropa limpia que su esposa le ha planchado
y trae una flor que se encontró en el tendedero
(A lo “Love Story”)
Dentro en casa de la vecina está el marido
indeciso sobre dónde dar primero
con un bate de beisbol del extranjero
(Esos que dicen Tony Armas)
Y suena el timbre, ring-ring
(y no es el Gran Combo)
Comienza la segunda del noveno.

Decisiones (Ya pa’ qué), cada día (Tu verás).
Alguien pierde, alguien gana
¡Ave María!
Decisiones, todo cuesta.
Salgan y hagan sus apuestas,
¡Ciudadanía!

El borracho está convencido que a él
el alcohol no le afecta los sentidos,
por el contrario,
que sus reflejos son mucho más claros
y tiene más control.
Por eso hunde el pie en el acelerador
y sube el volumen de la radio
para sentirse mejor (bien chevere)
Y cuando la luz cambiando a amarilla,
las ruedas del carro chillan
y el tipo se cree un James Bond,
decide la luz del semáforo comerse
y no ve el truck aparecerse en la oscuridad.
Pito, choque y la pregunta
“¿Qué pasho?”
Pa’ la eternidad
(Persígnate Brother)

Decisiones, cada día.
Alguien pierde, alguien gana
¡Ave María!
Decisiones, todo cuesta, Persígnate.
Salgan y hagan sus apuestas,
¡Ciudadanía!



Comments

comments