Kael – Como Hago

Me acuerdo cuando tú decías que eras para mí y yo para ti
Y que el propósito de Dios era de tú y yo,
Siempre estaríamos juntos.
Me acuerdo cuando tú decías que no habías amado a nadie como a mí
Y que yo era tu vida,
Todo para ti.
Es un dolor profundo oouhh!
Le hice caso omiso a tu esencia,
Era un dolor escaso.
Ahora comprendí que es un dolor a largo plazo.

Dime cómo hago para olvidarte,
Dime cómo hago para no extrañarte,
Dime cómo hago para no pensarte.
Dame el secreto como tú lo haces.

Dime cómo me sacaste de tu mente
Y me reemplazaste tan rápidamente,
Y en mi corazón aún estás presente
Y en mi mente siempre tan frecuentemente.

Las noches son frías y en mi día no hay sol
Y la rosa de nuestro amor se marchitó.
Desde que no te tengo mi mundo se oscureció,
Se me acaba el tiempo.

Y dime cómo hago para olvidarte,
He intentado en otro cuerpo refugiarme.
Por más que lo intento solo logro recordarte.
Ahora nada es como antes.
Y mi almohada me pregunta que a dónde estás,
Y mi sábana ese frío no puede quitar,
Y tu aroma en mi cama que aún no se va,
Y mi dulce compañía esta soledad.

Es que yo no puedo sacarte de mi mente.
En ella siempre estás presente,
Y poco a poco mi alma de mi cuerpo estará ausente.
Al corazón no se le miente.

Le hice caso omiso a tu esencia,
Era un dolor escaso.
Ahora comprendí que es un dolor a largo plazo.

Dime cómo hago para olvidarte,
Dime cómo hago para no extrañarte,
Dime cómo hago para no pensarte.
Dame el secreto como tú lo haces.

Dime cómo me sacaste de tu mente
Y me reemplazaste tan rápidamente,
Y en mi corazón aún estás presente
Y en mi mente siempre tan frecuentemente.

A veces me pregunto si en verdad tú me amabas,
Y si tú te desvelas como yo aquí en mi cama,
Pensando en este amor que algún día yo juraba
Que era infinito en la galaxia y más allá.

En las mañanas me levanto.
No me contengo en llanto.
No me cabe en la mente que a mi lado tú no estás.
Observo las estrellas reflejarse en mi ventana
Dibujando la silueta de tu rostro angelical.
Y cada vez que me acuesto en mi cama
Me susurran al oído y creo que es mi almohada.
Me pregunta que a dónde está esa bella dama
que solía recostarse en mi piel tan blanda.
Las paredes de mi cuarto se convierten en el escenario
que me mata de recuerdo lentamente a diario,
y si busco infeliz en el diccionario,
sale mi fotografía, es como un calvario.

Dime cómo hago para olvidarte,
Dime cómo hago para no extrañarte,
Dime cómo hago para no pensarte.
Dame el secreto como tú lo haces.
Dime cómo me sacaste de tu mente
Y me reemplazaste tan rápidamente,
Y en mi corazón aún estás presente
Y en mi mente siempre tan frecuentemente.

Se dice que el corazón también se cansa de no ser correspondido.
Nunca entenderás el daño que le haces a una persona hasta que no te lo hagan a ti.
Un día llamarás a mi corazón y sonará ocupado.



Comments

comments